Hoy no puedo dejar de pensar en Marta

Marta es ginecóloga. Y es mi amiga. La conocí hace ya 26 años, cuando me incorporé a la

plantilla del Hospital la Paz para hacer mi especialización en Obstetricia y Ginecología. Lo que

llamamos la Residencia. Ella era Residente de tercer año, es decir, mi "R mayor".

Marta me ayudó en el primer parto que atendí en el Hospital, lo que es una de esas

experiencias inolvidables que te unen para siempre. Desde entonces hemos compartido miles

de horas de trabajo y de estudio, alegrías, disgustos, ilusiones, tristezas, fracasos, triunfos…

todas las experiencias que conforman la vida.

En mi profesión, son muchas las personas a las que debes agradecimiento y que ayudan

desinteresadamente a tu formación. Mi Maestro indiscutible ha sido mi padre, pero Marta ha

sido, también sin duda, la segunda persona más importante en mi aprendizaje. Con Marta he

aprendido mucho de Medicina, y también de la vida. Porque Marta es pasión. Pasión por su

familia, pasión por su trabajo, pasión por sus amigos. Sus ojos azules te miran con una

intensidad que te atrapa, y su risa es como una cascada que te inunda de alegría.

Ahora está enferma. Ha luchado con toda la fuerza que nace de su pasión por la vida, pero su

enfermedad no sabe de compasión.

Por eso hoy no puedo dejar de pensar en Marta.

Deja tu comentario

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies